Enzopolis
  • No products in the cart.

Category Archives: guía-consejos

8399774446_d75c453fc8_o

que lata de dientes!!!

La dentición (la salida de los dientes de leche en las encías del bebé) puede ser un período frustrante, tanto para el bebé como para los padres. Pero saber qué es lo puede esperar durante la dentición y cómo convertir este proceso en algo un poco menos doloroso te puede ser de gran ayuda.

La etapa de la » dentición» comienza a los 6-8 meses , es una edad variable, hay desde bebés cuyo primer diente sale casi al nacer a otros que se acercan al año sin ninguna pieza dental, y en ningún caso es algo por lo que debamos alarmarnos.

Los 20 dientes de leche o temporales saldrán todos antes de los 30 meses aproximadamente, y por lo general el orden de aparición es:

1º los 2 dientes centrales inferiores ( incisivos)9523114377_05c5b18ae1_z

2º los 2 dientes centrales superiores

3º los otros incisivos superiores laterales

4º los los incisivos inferiores laterales

5º los molares

6º los caninos

7º los segundos molares.

A veces la dentición es molesta, aunque 1/3 de los bebés pasan por ello sin  presentar ningún síntoma, a veces  pueden acompañar la salida de los dientes situaciones como:

A. IRRITABILIDAD, tener un comportamiento más inquieto o estar más molestos y enfadados sin motivo aparente.

B. Aumento del BABEO. es importante evitar la humedad en su piel , a menudo provoca sarpullido y erupciones, lo mejor es tener a mano un paño de tela suave, una gasa o las bandanas ( esos baberos sencillos 100% algodón que parecen pañuelos y son tan monos).

C. Inflamación y sensibilidad en las encías. Un truco para calmar sus molestias es darles un masaje suave y circular en las encías con tu dedo meñique. Si has pensado en darle a tu bebé algún medicamento: ibuprofeno, gel o crema, para las encías, siempre consulta antes con tu pediatra. Aunque alguno de estos productos no necesiten receta médica, la mayoría contienen sustancias que no están recomendadas para los menores de 2 años.

D. Rechazo de la comida, es habitual que pierdan un poco el apetito y no les apetezcan algunos alimentos ( pan, galletas,..) intenta ofrecerles comidas blandas y frías como el yogur.

E.  Trastornos del sueño, recuerda que el sueño, sobre todo en la primeras edades, es un proceso de rutinas, cada bebé sigue unas pautas y costumbres para quedarse dormido, pero todas las molestias del día: el babeo, la cara irritada, comer mal , el dolor en las encías,etc, rompe totalmente ese proceso de descanso. Lo sentimos, pero para este sintoma lo único recomendable es intentar que se relajen todo lo posible antes de dormir ( luz tenue, música muy suave o silencio, baño antes, culete recién cambiado y olor a lavanda)

F. Aumento ligero de temperatura. No fiebre, es decir, menos de 38 grados de temperatura. La Asocición Española de Pediatría no asocia la fiebre a la dentición, sino que explica que se puede producir fiebre porque al llevarse más objetos a la boca y estar en contacto con más cantidad de virus y gérmenes, estos le pueden causar una enfermedad común, así que si vuestro bebé tiene fiebre, consultad siempre al pediatra, no lo dejeis pasar pensando que la causa son los dientes.

G. culete irritado, no diarrea. Cuando esto ocurre darles más líquido para beber y en las comidas, porque eso contribuirá a que la orina sea menos concentrada y no escueza la piel sensible del bebé; cambios de pañal más a menudo, todo lo posible, y si se puede dejarles un ratito con el culete al aire antes de darles cremita, bien extendida con suavidad y ponerles el pañal limpio.

H. llevar a la boca objetos duros. Podemos aprovechar esto para darles algún juguete o mordedor frío, que le alivie la inflamación de las encías, pero tener en cuenta unos consejos: primero, los objetos siempre de la nevera, no del congelador porque el exceso de frío puede magullar o irritar más las encías, recordad que el hielo quema; segundo, que el juguete ha de ser suficientemente grande para que no se atragante; y tercero, evita aquellos que contengan líquido y también colgarselos del cuello, su seguridad es lo más importante.

En Enzopolis, tenemos una selección de algunos de los mejores del mercado.

ok_B_You_Ballyhoo1Manhattan-Toys_zoo-winkel-leonManhattan-Toys_whoozit_twist_scout_rattleok_ManhattanToys_BolasColoresok_Die-Spiegelburg-BurritoActividadesManhattan-Toys_Winkel-colour-brust

 

 

También debemos atender al cuidado diario de la JoyKids_Platano-Denticiondentadura del bebé, que debe empezar antes de la salida de su primer diente de leche. Limpiar las encías cada día con una gasa o pañito limpio y húmedo, o bien cepillárselas suavemente con un cepillo de cerdas suaves para lactantes, solo con agua (¡sin dentífrico!).

En cuanto aparezcan los primeros dientes, cepillarlos con agua y pasta de dientes con flúor, utilizando una cantidad muy reducida de pasta.

Es adecuado utilizar un poco más de dentífrico en cuanto el niño ya sea lo bastanJoyKids_Platano-Denticionte mayor como para escupirlo al lavarse los dientes, lo que suele ocurrir alrededor de los 3 años. Escoje un dentífrico con flúor y utiliza solamente una pequeña cantidad (del tamaño aproximado de un guisante). No dejes que tu hijo se trague la pasta de dientes ni que se la coma directamente.

Cuando ya le hayan salido todos los dientes a tu bebé, intenta cepillárselos por lo menos dos veces al día, sobre todo después de las comidas.

Esperamos que nuestros consejos os sean útiles.

slider_vueltaCole1

su primer día de cole

mochilas-para-el-cole

El 1er día de colegio es un reto para todos los niños, tanto si han ido a la guardería como si es la primera vez que se separan de sus padres.

Con 3 años los niños ya conocen algunas normas y son capaces de desenvolverse en situaciones sociales habituales, asi que podemos estar seguros de que se adaptarán al colegio, cada uno a su ritmo, pero progresivamente irán adquiriendo independencia y seguridad en si mismos.

Las 3 cosas a las qué más les cuesta acostumbrarse son habitualmente: respetar las normas del centro, obedecer a otro adulto y compartir. Pero lo lograrán.

Y los padres??? Debemos enfrentarnos a esta situación con una actitud positiva, sin reflejar la angustia que supone también para nosotros, pues sólo así no provocaremos dudas en ellos cuando les digamos lo » fantástico» que es el cole. Nuestro papel consiste en ayudarles a estar preparados.

Algunos pasos a dar antes del 1er día pueden ser:

-habituarlos a una rutina, marcar un horario adecuado, debemos adelantar  poco a poco la hora de dormir, hasta ajustarla con el horario escolar y poder levantarse sin problemas. Si está acostumbrado a dormir la siesta debemos consultar en el colegio si tienen un momento de descanso o prescinden de ella, y adaptarnos a eso.

Conocer el colegio, ir de visita a ver la puerta de entrada y dónde lo vas a recoger, ver la portería, su aula, el patio de recreo…

hablar sobre ir a la escuela, contarle cómo es su profe, de sus compañeros, si algún vecino va a ese cole, que allí puede hacer alguna de sus cosas favoritas: pintar, jugar a futbol, cantar…alguna anécdota de cuándo nosotros fuimos al cole,etc.

-presentarle a su profe como la persona al aque pedir ir al baño, beber ..cualquier malestar o necesidad.

preparar con ellos el material para el colegio: escoger una mochila, el mandilón, las pegatinas con su nombre…

 

ya estamos listos, ahora ha llegado el «día», hoy podemos ayudarles:

levantándolos con tiempo suficiente para que se vistan y desayunen con calma ( dejarlo todo preparado del día anterior)

llevándolo uno de nosotros ( padre/madre) o si no podemos, alguien muy cercano. Llegar con tiempo para hablar con los otros papás y niños de su clase ( que vea que es un ambiente del que nosotros también formamos parte y le damos ejemplo de cómo debe entablar amistad)

-hacer una despedida corta ( manteniéndonos tranquilos y relajados).Recuerda que llorar es algo normal en los niños y una forma de expresar y desahogar sus nervios, no le deas una importancia exagerada.

evita contarle «mentirijillas» como: te espero aquí en la puerta, voy a hacer un recado y ya vuelvo, te estaré mirando desde fuera…

– si lo ves angustiado déjale que lleve un objeto de apego, un juguete o algo familiar que le mantenga tranquilo.

– sé puntual al recogerlo. No olvides que no tienen definido el concepto de tiempo, sólo entienden parámetros como: antes de comer o después de dormir.

– que sea un reencuentro con normalidad, sosegado e intenta quedaros un ratito hablando con los otros padres y conociendo a sus nuevos amigos.

pregúntale por lo que ha hecho, pero si no contesta no lo atosigues, en cualquier momento te lo dirá.

Esperamos que estas pautas os sirvan de ayuda, igual que nos han sido útiles a nosotras.

Un último consejo:entabla una relación adecuada y coordinada con la profe de infantil, de manera que haya entre vosotros una comunicación fluida, eso facilitará mucho la integración de los niños.

boy-457236_640

potty

la temida «operación dejar pañal»

Es agosto y los padres de niños de 3 añitos que se estrenarán en el colegio en septiembre se preocupan por un tema que desde muchos frentes les presiona: el control de los esfínteres. El primer verano tras cumplir los dos añitos se antoja el momento ideal para quitar el pañal, pero no es tanto así: el momento ideal es distinto para todos.

En muchos colegios –por no decir que en todos– exigen que los pequeños al empezar el cole sepan pedir ir al baño e incluso que vayan solitos . Escuchamos historias de otros padres a los que les entregaron a su niño diciéndoles que por favor volviera al colegio solo cuando ya no se hiciera pis o caca encima. O que tras todo el día en el cole, el niño saliera empapado de arriba a abajo porque “yo no lo puedo cambiar señora”.

Esta claro que un profesor con 25 alumnos pequeñitos no puede estar pendiente y corriendo de un lado para el otro lavando, limpiando y cambiando culetes sucios, pero también debería estar claro que, aunque hay muchos niños que desde los dos años e incluso antes, ya piden quitarse el pañal e ir al baño o usan correctamente el orinal, no son todos iguales y a algunos les cuesta más. Presionarlos para que aprendan a hacerlo puede ser contraproducente y frustante tanto para los niños como para nosotros. Hay que darles su tiempo, acompañarlos en el proceso y ayudarles pero sin obligarles.

Os cuento un poco de mi experiencia personal. Cuando nacieron mis mellizos el momento “quitar el pañal y controlar esfínteres” me asustaba muchísimo! Y eso que con mi hijo mayor todo fue muy natural, a su ritmo y a pesar de que era muy pequeño aún lo logramos rapidísimo y sin mayores contratiempos (no tenía los dos años y ya no usaba pañal de día y antes de los 3 tampoco de noche). El sólo pensar entrenar a dos al mismo tiempo, me hacía imaginarme unas situaciones loquísimas en las que uno se meaba mientras yo estaba en el váter con el otro o que por pelearse para llegar al baño antes que el otro, se mearan los dos. O ir persiguiendo rastros de caca por los pasillos.

Pues nada más lejos de la realidad!! Ellos mismos, al rededor de los dos años y medio, quisieron empezar a experimentar, y era diciembre, pleno invierno!!

Cada uno tenía su orinal y teníamos un adaptador para el váter. El niño prefería el primero y la nena se decantó por el segundo. Poco a poco se acostumbraron pero ellos probaron a hacer sus cositas a su manera y ahora que ya casi tienen 4 años van solitos, con algo de compañía y ayuda sobre todo para limpiar el culete. La nena es más independiente y al nene no le gusta mear de pie. A esta edad, mi hijo mayor ya llevaba dos años yendo solo al baño y no quería que nadie le ayudara.

Con mi relato sólo quiero que os hagáis una idea de que cada niño es distinto, de que el control de esfínteres no es algo que se aprende, sino que es algo inherente al desarrollo del niño: cuando esté preparado ya lo hará él solito. Nosotros le ayudaremos a identificar dónde debe hacerlo, pero no cuándo. Lo descubrirá por sí mismo. Además, este es un proceso largo que no finaliza hasta los 5 ó 6 años cuando ellos ya reconocen con claridad cuándo tienen la necesidad del ir al baño y lo hacen a voluntad.

Reconocer las señales y actuar… pero sin prisas.

Al rededor de los 18 meses los niños empiezan a reconocer cuando tienen ganas de hacer pis y apartir de ese momento podrían empezar a aguantar pequeños períodos de tiempo.

Podemos reconocer el momento de empezar a estimularlos –que no obligarlos– cuando se empiezan a dar ciertas circunstancias como: que los pañales duran secos más tiempo o que el niño pide que le cambien el pañal con más frecuencia, lo que indica que se empieza a sentir incómodo con ellos o que comienza a incomodarle el sentirse sucio o mojado. También pueden decirnos que quieren hacer pis como lo hacemos nosotros los mayores o directamente pueden pedirnos que les quitemos el pañal, que ya no lo quieren.

Evidentemente durante el proceso los niños pueden tener pequeños “accidentes” en los que se escape el pis o la caca (en la piscina por ejemplo se pueden hacer caca con facilidad debido a que se relajan muchísimo), eso sí, nuestra reacción no puede ser nunca llamarle cochino o reñirle y gritarle por haberse hecho encima. Debemos acompañarle, decirle que no pasa nada, que cuando esté listo esto no volverá a suceder . Debemos animarle para que no vuelva a pasar, pero sin presionarle. Y lo ideal es que el proceso de acompañamiento en este tema se lleve más o menos igual en los ambientes en los que se desenvuelva el niño: en casa, en la guardería, en casa de los abuelos, etc.

Y esas situaciones loquísimas con mis mellizos, de las que os hablé antes, en las que uno se meaba mientras yo estaba en el váter con el otro o que por pelearse para llegar al baño antes que el otro, se mearan los dos, nos sucedieron, pero no tantas veces como yo pensaba y tampoco tuve que seguir rastros de caca por los pasillos. Todo se dio –y se sigue dando pues aún son pequeños– con tranquilidad, sin agobios, sin prisas y con total naturalidad y eso que empezamos en invierno.

 

En la tienda encontraréis un librito maravilloso que os puede ser de ayuda, para los que estáis “en el lío” ahora mismo o para quienes creéis que vuestro niño ya está preparado para dejar atrás el pañal. Leerle acerca del tema enseñándole personajes que estén atravesando por este proceso les puede animar. Echadle un ojo… además… esta de oferta 😉

portada1_1_1

sobrevivir a los berrinches

Padres y madres sorprendidos porque vuestros niños que, en plena calle o en la cola del supermercado, de repente se ponen a llorar y chillar como sopranos o se tiran al suelo, y sólo tenéis unos segundos para analizar: qué pasa, si se han hecho daño, qué dicen, cuánta gente os mira, si estáis molestando, pero sobre todo ¿qué hacemos para que paren?

Tranquilos,  todos los padres  hemos pasado por eso. El 80% de los niños entre 2 y 4 años tienen pataletas, es por tanto, una conducta normal en los niños de esa edad (no la conducta preferida por los padres, pero si habitual), forma parte de su crecimiento personal y no lo podéis evitar. Sólo podéis intentar sobrevivir a esta etapa, es un paso más de la aventura de la pa/maternidad.

Los berrinches son su forma de expresar:  rabia, pena o frustración. Los niños de esa edad no tienen adquirido un lenguaje suficientemente elaborado para expresar sentimientos complejos,  no te imaginas a tu hijo diciéndote:» mami, te he echado de menos todo el día, en lugar de recoger mis juguetes sólo quiero que me abraces y estemos juntos, estoy cansado, sólo quiero tus mimos.» Entendéis a lo que me refiero? A nuestro hijo de 2 años cuando le decimos que guarde sus juegos, responde con los recursos que ya sabe utilizar: su cuerpo. Recurrirá a: llantos, patadas, golpes, tirarse del pelo, gritos…

Entonces, como padres, qué hacemos? pues… sobrevivir a los berrinches.

Estos son unos consejos para lograrlo:

  1. Mantén la calma, es fácil decirlo, pero cuando tu hijo te saca los colores y te hace pasar un mal rato, recuerda: respira hondo y no sientas vergüenza, no eres un mal padre/ madre sino  la madre o padre de un niño pequeño (además gritar o enfadarse sólo hará que la pataleta dure más tiempo).
  2. Detente donde estés, no lo saques a rastras, debes dejar que se desahogue.
  3. Acompáñale, ponte a su altura, busca su mirada sin tocarlo y no le des un discurso (en ese momento no escucha).
  4. Cuando empiece a bajar la intensidad del berrinche probar a buscar un lugar más tranquilo (también para que otros adultos no interfieran » pobrecito…, déjalo…,porque no…)
  5. Ya calmado, abrazarlo y explicar que entiendes su enfado pero, no cambies las reglas (si le has dicho que era hora de irse del parque y respondió con una pataleta, sigue siendo hora de irse. cuando se le pase, hemos de intentar que no crea que los berrinches son una herramienta útil para conseguir lo que quiere.) ofrecele una alternativa ( la mayoria de los niños olvidan muy pronto la causa del berrinche).

En resumen: paciencia y empatía.

Esperamos que os ayude.

Productos de manualidades

el comodín de los padres en verano son las MANUALIDADES

Cada verano los padres nos encontramos con la tarea de entretener a nuestros niños, los días son largos y hay momentos en que si no se puede estar en el parque, la piscina, la playa … los niños empiezan a decir que se aburren y no sáben qué hacer.

Bien, para eso está el comodín popArty

de las manualidades

(el verano es el momento idóneo

para potenciar otro tipo de

habilidades individuales

que requieren mancharse o ensuciar).

Además, pedagogos y psicólogos infantiles

afirman que las manualidades estimulan y refuerzan

los procesos mentales, aportándoles beneficios

como:

  • desarrollar la creatividad,es muy importante favorecer el lado artístico de nuestros niños
  • aprender valores como: responsabilidad, trabajo en equipo y compromiso
  • facilitar habilidades de comunicación: ayuda a expresar lo que te gusta y hace feliz
  • mejorar la capacidad de concentración, pues las tareas requieren atención continuada
  • desarrollar la destreza manual, se trabaja con movimientos coordinados y precisos.
  • disminuyen el estres, después de un largo curso escolar, les ayudan a evadirse de la rutina y poner en práctica todo lo aprendido
  • mejoran la autoestima, afrontan un reto y con su propio esfuerzo logran su objetivo
  • aprender a tomar decisiones, comprenderán que cada elección conlleva un resultado distinto, deben analizar el efecto de sus decisiones para escoger el resultado que prefieran.
  • les ayuda a tener más paciencia, las manualidades requieren seguir unos pasos, y  a veces repartir la tarea en varios tiempos hasta terminarla

Por todo ello cada vez más padres apuestan por las manualidades como mejor recurso para que sus hijos aprendan y se diviertan en verano.

COLOREA-MUNDO1mascara-superheroeHAZ-TU-SIRENA1dragon2penacho1

Unos consejos: piensa en el lugar para realizar las manualidades, debe ser una zona donde colocar todo el material que vayas a utilizar, así el niño los verá rapidamente. Si quieres evitar que se pierdan las piezas más pequeñas colocalas a su alcance en pequeños cuencos. Además, piensa en la limpieza, debe ser fácil de limpiar o que no te importe que se ensucie durante un tiempo, lo mismo para la ropa que lleve el niño en ese momento ( un paquete de toallitas o un trapo viejo mojado siempre deben estar cerca por si acaso).

Hay kits de manualidades que traen todo lo necesario para crear su propio juguete u obra de arte, que los tendrá distraidos durante un buen rato. en Enzopolis os recomendamos los de la marca Seedling, de venta en nuestra web, kits ecológicos de alta calidady muy originales, echad un vistazo a nuestra selección.

PULSERAS-INDIEBOLA-LUZ-JUGUETE-CREATIVO1caleidoscopio1

marine-icons-of-summer_23-2147507938

aventuras de Verano

El verano es la temporada perfecta para las aventuras, descubrir y experimentar, crear recuerdos con la familia y hacer nuevos amigos.

Recordando mi infancia me vienen a la mente una lista de cosas que todo niño debería hacer en verano:

  • Volar una cometa
  • Hacer un castillo enorme en la orilla del mar, torres, muros de contención, un foso que se llene con las olas
  • Excavar un gran hoyo en la arena, y si alguien se ofrece voluntario, cubrirlo de arena dejando a la vista sólo la cabeza y los pies
  • Hacer una batalla de globos de agua
  • Ver las estrellas y descubrir una constelación… o inventarse una  ;-), ver las estrellas fugaces el 10 de agosto…
  • Ir a ver una pelicula a un cine al aire libre
  • Coleccionar insectos
  • Contemplar una puesta de sol
  • Dar forma a las nubes
  • Leer por gusto el primer cómic
  • ver fuegos artificiales
  • Cantar y bailar la canción del verano todo el tiempo
  • Construir una cabaña
  • Recolectar tesoros: piedras, conchas…
  • Hacer un picnic
  • Mandar una postal a tus amigos del cole
  • Visitar un mercado o plaza de abastos para hacer la compra
  • Hacer manualidades y ensuciarse mucho
  • Comer helado y probar todos los sabores, dejar que se derrita sobre la camiseta sin que importe
  • Acostarse tarde, quedarse dormido en el sofá
  • Conocer niños nuevos, que vivan en otro país, que hablen otra lengua
  • Caminar descalzo, por el césped, la arena…
  • Atreverse a tirarse por un tobogán de agua, una tirolina, una montaña rusa …
  • Hacer muchas fotos y pegarlas en un álbum que decoras con pegatinas, dibujos o frases de recuerdo
  • Escuchar el canto de los grillos por la noche
  • Tirarse en bomba a la piscina y salpicar muchísimo
  • Dormir una siesta con mamá o papá, o con los dos

Echáis algo de menos? añadidlo a la lista.

Ahora que ya teneis ideas,  probad a hacer todas las que podais con vuestros niños, cread con ellos recuerdos inolvidables, y sobre todo…DISFRUTAD A TOPE !

Enseñar-tareas-domésticas-niños-pequeños-e1462880048825

nuestr@s niñ@s ayudan en las tareas domésticas

Hoy me he quedado mirando a mi hijo mientras preparaba la maleta, viendo lo bien que lo hacía, recuerdo partes de conversaciones en la puerta del colegio, en las que otras mamis comentan que si el nene saca a pasear al perro, que si la otra preparó el desayuno el domingo, que si aquella le enseñó a coser al niño…me he dado cuenta de que ya es hora de que colabore en casa con las tareas del hogar.Vale! Decidido! Voy a pensar una tarea y una recompensa y haré una tabla y… un montón de ideas circulan sin orden a toda velocidad por mi cabeza.¡STOP!

Si estás en esta situación aquí van algunas orientaciones para que te ayuden a decidirte.

Primero ten en cuenta 3 cosas importantes:

  • edad de tu hij@
  • sus gustos o preferencias y capacidades ( si es un niñ@ inquieto no le pidas que organice los juguetes de su habitación porque sólo os llevará a discutir)
  • en qué momento del día tiene tiempo para realizar su tarea: mañana, mediodía, tarde…

Aquí van algunas ideas sobre tareas domésticas que empezar a enseñar a nuestros hij@s. Ojo! La edad es orientativa, tú conoces mejor que nadie la madurez de tu niñ@, para desempeñar según qué tareas:

-3 años

  • Recoger sus juguetes a un baúl
  • Colocar cuentos
  • Llevar su ropa sucia al cesto de la colada
  • Ayudar a cargar la lavadora
  • Poner la mesa

-4/5 años

  • Alimentar a la mascota
  • Ordenar los juguetes
  • Hacer la cama
  • Regar las plantas
  • Limpiar la mesa
  • Usar el aspirador

-6/7 años

  • Reciclar
  • Hacer la lista de la compra
  • Pasar la escoba
  • Vaciar el lavavajillas
  • Emparejar calcetines
  • Hacer ensaladas
  •  Ir a comprar el pan

-8/9 años

  • Cargar el lavavajillas
  • Usar la lavadora
  • Colgar y doblar la ropa
  • Guardar la compra
  • Hornear galletas
  • Pasear al perro
  • Recoger la mesa/ lavar los platos 

-10/11 años

  • Limpiar el baño/ cocina
  • Aspirar alfombras
  • Preparar una comida sencilla
  • Cortar el césped
  • Empezar a coser: remiendos, botones
  • Hacer la compra en el supermercado

+12 años

  • Fregar el suelo
  • Empezar a hacer pequeñas reparaciones
  • Planchar
  • Cuidar de sus hermanos

Por otra parte, los premios, sobre todo al principio tendremos que animarles a colaborar y nada más efectivo que una recompensa. Tened en cuenta que deben establecerse/ fijarse desde el principio, y debe ser equitativa a la tarea que pedimos a cambio.

Lo más efectivo e inmediato (y debe ser permanente) son los elogios. Cada pequeño logro debe ser alagado: lo has intentado, muy bien; te ayudo y lo conseguimos, etc. Todo lo que les haga sentir importante y responsable.

 

nino5

 

Ideas para premios:

  • un postre especial
  • una entrada para ir al cine o a una obra de teatro
  • una excursión con los papis
  • un tiempo extra para jugar a videojuegos
  • unos euros para comprarse un helado o una chuche
  • cocinar con mamá/papá
  • ir a ver un partido de futbol/ baloncesto… u otra competición
  • comprarse un cuento/cómic
  • una tarde en la piscina
  • poder invitar a un amigo a casa
  • ir a comer pizza
  • cromos o pegatinas para su colección

 

Lo último, a algunos niñ@s les ayuda poner música o cantar para hacer las tareas domésticas.

Y los padres debemos armarnos de paciencia, recordad que es parte de su aprendizaje y se trata de dar pasitos ,uno cada día, hasta que lo hagan todo con más soltura.

10-23-15-padres-leyendo

adultos que leen cuentos con los niños

¡Cuánto disfrutamos acurrucándonos con nuestros hij@s para leer un cuento!

Esta acción no sólo es una experiencia placentera para nosotros sino que, al convertirlo en un hábito diario, es una fuente de aprendizaje inmensa y muy variada para nuestros niñ@s.

Hay expertos que aconsejan hacerlo ya durante el embarazo ( igual que escuchar música) pues desde el 5º mes de gestación el bebé ya es capaz de percibir y reconocer voces y sonidos,y en el 6º mes el oído está desarrollado totalmente.

Nosotros usamos trucos que hacen nuestra lectura más positiva:

  • Leer sin prisa: la lectura es un tipo de juego y como tal requiere atención, emoción e interacción, ponerle los 5 sentidos.
  • Usar lenguaje no verbal y gestos para acompañar la lectura. Así reforzamos la compresión de los contenidos y manteniendo su atención más tiempo.
  • Escoger la lectura adecuada. Todas las historias se grabarán en su cabeza, las reinterpretará y tomará ejemplo de alguna de ellas, por eso es importante tener en cuenta su edad, sus gustos y sus intereses.
  • Cambiar las formas de leer un cuento. Añadir onomatopeyas ( efectos sonoros), preguntarle cosas para que participe en la lectura (ejemplo: ¿qué llevará Caperucita en esa cesta? ¿qué crees que le gustará a la abuelita?), pararse en detalles distintos cada vez, usar marionetas ( aunque sea un calcetín), etc.

 

Que beneficios les ofrecemos a nuestros hij@s con la lectura:

Estimulamos la imaginación, sensibilidad, curiosidad y memoria.

Desarrollamos el lenguaje.

Educamos en la empatía al transmitir valores.

Instruimos en la Resolución de conflictos al  descubrir pautas para afrontar retos y miedos.

Reforzamos su autoestima.

Ayudamos a mejorar su atención y concentración.

Potenciamos nuestro vínculo personal con ellos.